Cuando llega la hora de divorciarse

Cuando llega la hora de divorciarse

El amor se acaba. Las relaciones sentimentales no duran. Antes o después es necesario enfrentarse a la separación. Discusiones, desavenencias, falta de pasión, pérdida de interés, y un largo etcétera de causas pueden llevar a una relación a pique. Cuando la cosa va mal, no hay duda, hay que tomar una decisión, por muy dolorosa que sea. Aunque sea difícil, cuando una relación empieza a ser dañina para uno o ambos miembros de la pareja, es necesario poner fin a la relación.

Según los expertos de Trámites Fáciles Santander Abogados & Asesores un despacho de abogados multidisciplinar, que cuenta con un servicio de asesoría contable fiscal y laboral para empresas y autónomos, gestoría administrativa, y servicio jurídico formado por abogados pertenecientes al Ilustre Colegio de Abogados de Cantabria con amplia experiencia, la separación es la mejor de las decisiones cuando la situación es insostenible, cuando solo aporta sufrimiento. Hay cosas que no pueden arreglarse. Mucho dolor y daño que no puede olvidarse. Nadie tiene que vivir una situación con la que no está a gusta, siempre y cuando pueda poner fin a la misma.

No lo dudes, si tu relación está terminada, ponle fin de verdad. Separarse es lo mejor que puedes hacer. Claro, es duro, y algunas personas lo llevan peor que otras. Según la ciencia, en esto de la separación también existen diferencias entre hombres y mujeres. Pues sí, parece que se lleva de distinta forma según el género.

Hombres o mujeres. Quién sufre más

Un divorcio, casi nunca es culpa de una sola persona. En la mayor parte de las ocasiones la culpa es de los miembros de la relación. Pero rara vez se escuchan estas palabras de los afectados. Pues bien, por norma general, la responsabilidad se reparte al 50%, si bien este es un dato que no suele admitirse. Para algunos, es más fácil echar la culpa al otro, mientras que para otras personas, tienden a culpabilizarse a sí mismas.

Según las encuestas, un 64% de las mujeres dice que la culpa es de sus exmaridos, mientras que solo un 44% de los hombres le tiran la culpa sobre su exmujer. El experto que realizó esta encuesta para la Universidad de Washington, dice que esto es a causa de los roles de género tradicionales. A las mujeres les da más vergüenza tener la culpa de un divorcio en cambio a los hombres les da un poquito menos, ya que, si sienten que tienen la culpa, se sientan más machitos.

Pero el caso es que tras un divorcio, las mujeres son mucho más felices que los hombres. Ellas lo pasan mejor. Ellos sufren más. Es por esto, que casi siempre son ellos los que inician antes una nueva relación sentimental. Ellas, en cambio, prefieren disfrutar más de su soltería, estirar su nueva situación el máximo tiempo posible y la mayoría no vuelven a casarse, aunque ellos sí. Además, las mujeres tienden a tener relaciones más relajadas, más libres, con menos ataduras y cuando vuelven a tener pareja, prefieren seguir viviendo en su propia casa, conservar su propio espacio, tener más vida de novios que de matrimonio.

Y es que para muchas mujeres el divorcio es una liberación. Porque lo cierto, es que con el matrimonio siempre pierde más ellas. Trabajo fuera de casa, dentro y cuidado de los hijos, porque todavía queda mucho para que el reparto equitativo de tareas domésticas sea una realidad. Además, ellos se sienten menos culpables por el hecho de realizar actividades por su cuenta, fuera del entorno familiar. En cambio, las mujeres, suelen abandonar su tiempo de ocio para pasar más tiempo con la familia.

Según el estudio realizado por el psicólogo y sociólogo de la Universidad de Washington, el 73% de las mujeres declaró estar satisfecha y completa con la separación,. Pero solo un 51% de los hombres dijo estar contento. Y es que la mayor parte de las mujeres prefieren estar solas que mal acompañadas, mientras que los hombres, por temor a la soledad, son menos exigentes que ellas con la relación. Una vez que se han acostumbrado a la vida en pareja, les resulta muy difícil volver a estar solos.

Creo que a ti no te hacía falta ningún estudio para llegar a esta conclusión, pero ahora que la ciencia lo ha confirmado, ya puedes decirlo con la boca bien grande. Y ya lo sabes, si eres mujer y te acabas de separar, disfruta de tu soltería.

La felicidad está a la vuelta de la esquina.