El submarinismo, un deporte desconocido con muchos seguidores

Para  los amantes del mundo marino el submarinismo es un deporte, no exento de riesgos, que viene a colmar los anelos de aquellos que no pueden dejar de vivir por y para el mar, sumergirse en él y deleitarse con su belleza.

Aquellos que se apasionan por el snorkel y el submarinismo eligen como su fuente de ocio este deporte que tantos adeptos acumula a lo largo de todo el planeta, de tal forma que su tiempo libre, ya sea en forma de fines de semana o de vacaciones más extensas, lo invierten en forma de salidas rápidas hasta incluso largos y elaborados viajes con destinos vacacionales centrados en el submarinismo.

El subarinismo es un deporte que si bien no está muy extendido o no se conoce tanto como otros, cada vez tiene más seguidores. Seguramente el miedo a sumergirse bajo el agua y esa sensación de no controlar el medio en el que te mueves son los que echan a la gente para atrás, pero es precisamente esa sensación la que tanto engancha a los buceadores. Además, hay que tener en cuenta que para poder practicar este deporte hay que sacarse una licencia que justifique los conocimientos adquiridos en un curso preparatorio, un curso y licencia que cuesta un dinero inicial, junto a un seguro médico, nada más que para estar autorizado a practicar submarinismo. Esta licencia se debe elegir bien, dónde y con quién se obtiene, pues hay diferentes licencias, por ejemplo la que otorga la Federación española de actividades subacuáticas, o la que se rige por el SSI como el Open Water Diver. Más allá de los aspectos técnicos y del esfuerzo y constancia que hay que invertir para obtener la licencia, no hay que hacer mucho más, pero hay que reconocer que para muchos es mucho más cómodo realizar otro  tipo de deporte que no requiere nada de esto como pueda ser aquel en el que solamente tengas que alquilar el equipo deportivo para realizarlo, como por ejemplo paddle surf o kayak.

El submarinismo puede convertirse en una forma de vida

La pasión por este deporte es tan fuerte para algunos, que han dejado  el trabajo tradicional y la vida a la que estaban acostumbrados para marcharse a lugares  turísticos, paraísos vacacionales, y sobre todo, destinos submarinísticos para practicar este deporte, pero no solo eso, sino para obtener las liencias oportunas y poder ejercer como instructores y hacer del submarinismo su forma de vida enfocándolo a todos aquellos que quieren vivir la experiencia por un día de saber lo que se siente a metros de profundidad bajo el mar. Esto es un sueño a realizar por muchos que muy pocos se atreven a hacer, entre otras cosas porque requiere de mucho valor u osadía según se mire. Muchos otros, el común de los mortales, se conforman con salir los fines de semana con su club de submarinismo, ya sea en pareja o en grupo.

No podemos dejar de mencionar que España es un país de costas, lo que significa que tenemos una gran variedad de ecosistemas y fauna de norte a sur de la península de la que poder disfrutar junto a las costas portuguesas que tenemos bien cerquita. Gracias a que somos un país de tradición marinera tenemos una dilatada relación con el mar y es por ello que no nos faltan  escuelas y clubs de buceo repartidos por toda nuestra geografía costera en los que poder aprender este deporte y disfrutar de él. Personalmente recomiendo Puerto Buceo del Puerto de Santa María en Cádiz.

A este club no solamente puedes ir a formarte en el mundo del submarinismo, sino que puedes acudir a él y alojarte en su hotel para poder disfrutar de las salidas que organizan por toda la costa gaditana. El lugar es un sitio privilegiado, el Puerto de Santa María es un destino muy visitado pues resulta muy atractivo para los turistas ya de por sí, y gracias a este club de buceo, tenemos la oportunidad de disfrutar no solo de la cultura gaditana, su folklore y gastronomía, sino también de su mar y su ecosistema subacuático.

Pero por si fuera poco, gracias a este tipo de clubs podemos viajar con ellos a lugares lejanos, a sitios a los que solos seguramente no iríamos, para poder disfrutar de esos destinos para el turismo submarinista de forma bien organizada y con todas las medidas de seguridad aseguradas, y poder así dejarnos llevar por las maravillas que ofrecen los mares lejanos. Entre estos lugares destacan:

  • Raja Ampat (Papúa Occidental, Indonesia)
  • Parque Nacional de Komodo (Indonesia)
  • Las Islas Galápagos (Ecuador)
  • El Triángulo de Coral (Asia Pacífico)
  • Filipinas
  • Banco de la Plata (República Dominicana)
  • Palaos (Micronesia)
  • Gran Barrera de Coral (Australia)
  • Islas Salomón
  • Isla Holbox (México)