Pinguécula y pterigion, dos anomalías oculares, cada vez más frecuentes

¿Tienes los ojos rojos por norma general?, ¿sientes pico o irritabilidad ocular?, ¿sientes molestias en la zona de los ojos, como si tuvieras un objeto extraño dentro?

Pues bien, si la respuesta es sí, es posible que tengas pinguécula o pterigion, y no lo sepas. Estas dos anomalías de nombre tan extraño, son más comunes de lo que pudiera parecer y en ocasiones, cuando resisten a otros tratamientos, es necesaria una intervención quirúrgica.

La cirugía es el tratamiento definitivo y se aconseja cuando las lesiones presentan crecimiento rápido o producen molestias que no mejoran con tratamiento médico, como las lágrimas artificiales,  los descongestivos o los colirios antiinflamatorios, entre otros.  L@s expert@s aconsejan operarse antes de que el pterigion llegue a la zona de la pupila, ya que en los peores casos puede llegar a afectar a la visión. Así nos lo asegura la Doctora Cecilia Rodríguez, especializada en estética ocular. El principal problema del pterigion, dice,  es la posibilidad de que se reproduzca tras la operación (recidiva). La técnica más moderna y que presenta la menor tasa de recidiva es la extirpación con colocación de autoinjerto de conjuntiva. Este injerto es colocado en su sitio mediante un adhesivo titular (Tissucol) que es como un pegamento,  lo que mejora el postoperatorio y evita los puntos.

La Dra. Cecilia Rodríguez Luna es médica oftalmóloga y cirujana oculoplástica, especialista en cirugía estética de ojos, así como de cirugía reconstructiva de párpados, vías lagrimales y órbita. Su consulta privada se encuentra en la sexta planta del Hospital Perpetuo Socorro y también es la médica responsable de la nueva Unidad de Párpados y Ojeras de la Clínica Ivalia Dermis. Además, es cirujana oculoplástica de reconocidos centros oftalmológicos, como la Clínica Oftalmológica Pérez Silguero y Centro Médico Tres Ramblas en Las Palmas de Gran Canaria, y la recién estrenada Clínica Nivaria en Santa Cruz de Tenerife. Es autora de varios libros, publicaciones y ponente en congresos nacionales e internacionales, además es miembro de varias sociedades y asociaciones de oftalmología y estética ocular. Poc@s como ella, están tan especializados en la cirugía del ojo.

Pinguécula y pterigion, ¿Qué es esto tan raro?

La pinguécula es una degeneración de la conjuntiva y se produce como respuesta a la exposición solar. Aparece a modo de elevación amarilla y redondeada, por lo general en el sector interno, y no afecta a la córnea. Cuando crece, se convierte en pterigion.

El pterigion es el crecimiento anormal de tejido fibrovascular de la conjuntiva hacia la córnea. Se sitúa con mayor frecuencia en el ángulo interno del ojo, pero también puede aparecer en el sector externo o en ambos.

Las causas de estas anomalías

La principal causa de la aparición de la pinguécula yel pterigion es la exposición prolongada al sol, al viento y ambientes con polvo o químicos irritantes. En ocasiones también es hereditario. Las personas que viven en zonas calurosas y/o con viento, trabajan al aire libre o practican deportes como el surf, son las que más riesgo tienen de padecer estas anomalías.

Los principales síntomas

Los síntomas cursan con enrojecimiento ocular frecuente, sensación de cuerpo extraño, picor y molestias que empeoran al estar al sol, al viento o en sitios con aire acondicionado, con el uso de pantallas o con el cansancio.

Prevención y tratamiento

El uso de gafas de sol adecuadas con filtro UV desde la infancia es fundamental para evitar la aparición de pterigion y protege de las repeticiones en casos ya operados. Además es útil el uso de lágrimas artificiales para evitar la sequedad e inflamación del ojo.

Como ya hemos comentado, la cirugía solo se recomienda cuando los daños sean graves o bien los síntomas no mejoran con los tratamientos convencionales. No hay que olvidar que en este caso, no conviene retrasar la operación, de lo contrario, invadirá la pupila, y es posible llegar a perder la visión.

Así que, si sientes que tienes todo el rato algo raro metido en el ojo, sientes molestias constantes en la zona, sueles tener los ojos rojos y te pican con frecuencia, acude a tu médic@, y te ofrecerá la mejor solución para tu problema. Puede que padezcas pinguécula o pterigion.