Sicilia bien merece una escapada

Sicilia bien merece una escapada

Cuando se planea un viaje a Sicilia hay dos cosas en que pensar, en primer lugar, que es una isla y eso puede llevarnos a engaño porque corremos el riesgo de que podemos recorrerla en tres días y sí, es una isla, pero con una superficie de 25.711 km2, y en segundo lugar podemos pensar que tiene poco que visitar, pero enseguida nos daremos cuenta que es un mestizaje de culturas. Su situación privilegiada en el Mediterráneo ha hecho que en sus tierras hayan dejado una importante huella civilizaciones tan importantes como la griega, los romanos, los normandos, los sarracenos o la bizantina, entre otras.

¿Qué no podemos perdernos en Sicilia?

Comenzaremos este singular recorrido por su capital, Palermo, la quinta ciudad más poblada de Italia y dotada de un rico patrimonio arquitectónico y cultural. Desde julio de 2015, el conjunto “Palermo árabe-normando y las Catedrales de Cefalú y Monreale” está incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad, por lo que no podemos dejar de visitar:

-La Catedral, construida en 1185, en la que destaca su pórtico de tres arcos de clara influencia aragonesa, la capilla del sacramento y la de Santa Rosalía.

-Los quattro Canti. Este precioso cruce de calles está delimitado por cuatro palacios barrocos de fachadas cóncavas, construidos entre 1608 y 1620, que albergan cuatro fuentes de mármol con estatuas representativas de las Cuatro Estaciones.

-Palazzo dei Normanni o Palacio de los Normandos. Este palacio fue sede de los reyes de Sicilia y del Parlamento siciliano, de estilo árabe-normando-bizantino, fue construido en el siglo IX. En su interior alberga la Cappella Palatina o capilla real de los reyes normandos.

-Palacio de Zisa. Es un castillo concebido como residencia de verano de los reyes normandos. Su construcción en el siglo XII está inspirada en la arquitectura morisca.

-San Giovanni degli Eremiti. Los primeros inicios de esta iglesia se remontan al siglo VI, pasando más tarde a ser una mezquita, para ser devuelta en 1136 a los monjes benedictinos. Destaca por sus cúpulas rojas de características árabes y su campanario gótico.

-Catacumbas de los Capuchinos. Esta cripta situada en el subsuelo del monasterio. Su primer enterramiento tiene fecha de 16 de octubre de 1599.

– Valle de los Templos. Situado en Agrigento, es uno de los conjuntos de templos griegos mejor conservados del mundo, Patrimonio de la Humanidad desde 1998, fue fundada en el 580 a.C. Entre sus templos, todos de estilo dórico, podemos encontrar el Templo de Juno, el de la Concordia, el Templo de Hércules, de Júpiter, de Vulcano, la Villa Aurea, la necrópolis Gianbertoni, etc.

– La Catedral de Monreale. Construida en 1174 está considerada como la obra maestra de la arquitectura de estilo árabe-normando, en la que destacan los mosaicos dorados que cubren su interior.

– La Catedral de Cefalú. Inicialmente su construcción estaba pensada para servir como panteón de los reyes de Sicilia, sin embargo, fue consagrada en el año 1131. S u estilo es normando.

– Taormina. Esta ciudad es un importante centro turístico y un auténtico balcón sobre el mar desde donde se puede contemplar la Isola Bella, una pequeña isla tan cercana a la costa que con la marea alta se convierte en una península. Recorriendo la arteria peatonal se atraviesan las antiguas puertas de la ciudad, la Porta Catania y la Porta Messina, desde donde podremos divisar el castillo árabe que por su ubicación domina toda la costa. Dentro de su rico patrimonio destaca su teatro greco-romano, construido en la época helenística y reconstruido en los tiempos de la dominación romana y que fue utilizado para la lucha entre gladiadores o el Palazzo Corvaja, un palacio medieval que actualmente ocupa la oficina de turismo.

Y en medio de tanta belleza y tanto que disfrutar me llamó poderosamente la atención la enorme cantidad de botellas, papeles, envoltorios, bolsas de plástico… que se encontraban tiradas por todos los lados. Sin duda, Italia en materia de reciclaje todavía está un paso por detrás de nosotros. Y es que en nuestro país podemos presumir de que muchas empresas ya están concienciadas con el medioambiente. Así, Bioplásticos Genil es una de estas compañías que, apuesta por cuidar a la Tierra, de ahí que nosotros os la recomendemos y es que como ciudadanos debemos de fomentar siempre el apoyo a la naturaleza.

La gastronomía siciliana

Sicilia es tierra de mercados, de fusión de culturas y de dieta mediterránea. Los pescados, las carnes, las hortalizas, el aceite se unen para cocinar platos tan exquisitos y variados como los elaborados a base de pasta como pueden ser: el cuscús trapanese, pasta alla norma, pasta con le sarde… con productos de la huerta como, la caponata di melanzane o con carne como, los arancinos o il falsomagro, sin olvidar los dulces como los cannoli o la cassata.