Tablas y remos por toda la costa

Si algo se pone de moda es negocio asegurado, o al menos eso es lo que dicen, no obstante no todas las empresas pueden triunfar en un mismo sector, ni en un mismo espacio, por lo que esto es un poco relativo. Lo que es innegable es que en este mundo globalizado si algo es tendencia, un gran porcentaje de la población va a querer tenerlo, experimentarlo o vivirlo, todo depende de lo que estemos hablando. En este caso, de lo que vamos a hablar hoy es del negocio que arrasa en los mares, el paddle surf.

Si eres de los míos y no quieres que te lo cuenten imagino que ya te habrás subido en una de esas tablas y habrás intentado ponerte de pie para empezar a remar. He de decir que lo de ponerse de pie no es una tarea complicada, al menos no lo es si el viento está tranquilo y no hay oleaje, el problema es cuando ya estás de pie y tienes que empezar a remar para coger movimiento, ahí ya todo se vuelve una catástrofe.

Tuve la oportunidad de hacer lo que se conoce como un bautismo de paddle surf hace pocos días en La Coruña, en un pueblo llamado Santiago de Pantín donde pasé unos maravillosos días de vacaciones (totalmente recomendable para relajarte y disfrutar de los deportes acuáticos). El bautismo, sea del deporte que sea, no es más que una prueba, una experiencia donde tienes la oportunidad de practicar por primera vez un deporte acompañada de un monitor que te va guiando, de este modo puedes comprobar si te gusta y si quieres seguir practicándolo por tu cuenta. Hay bautismos de snorkel, de buceo, de surf, de kitesurf… prácticamente de cualquier deporte acuático y están muy bien para empezar, yo os recomiendo totalmente a nuestro monitor de la escuela de Surf Santiago de Pantín si tenéis pensado pasar unos días por Galicia. Lo bueno de ir con él es que te explicará cómo has de sentarte en la tabla, levantarte, posicionarte, remar… puede parecer algo obvio que te digan que debes ir con las rodillas flexionadas pero luego no es tan fácil cómo crees acordarte de la postura que has de llevar así que el hecho de que haya contigo alguien que sepa y te corrija te da la oportunidad de disfrutar del momento haciendo las cosas bien a sabiendas de que no te harás daño y, de paso, te enseña lo básico que has de saber por si te animas a seguir practicando tú solo dicho deporte.

He de avisar de que me dejé las rodillas en la tabla, pero debe de ser porque tengo la piel muy sensible ya que el resto de mis compañeros y amigos no tuvieron este problema, y dejando eso a un lado la experiencia fue divertida y nada agobiante. Lo de levantarme lo llevaba bien, pero creo que si me moví dentro del mar fue porque tomé la decisión de remar de rodillas ya que si estaba en pie lo único que hacia al intentar mover el remo era caerme de bruces contra el agua. Pero no os preocupéis, eso no duele.

Mejor el paddle que el hidropedal

¿Quién no ha ido alguna vez a la playa a alquilar un hidropedal? Esos monopatines acuáticos (que así es como los llaman en mi casa) son muy divertidos, y da igual que vayas con la familia o con amigos porque si te lo montas bien puedes pasar un buen rato. Los mejores son los que tienen tobogán, porque puedes lanzarte cual niño a la piscina y disfrutar como un enano, pero ya aviso que aquellos que suelen marearse en barco tienen altas probabilidades de acabar con angustia encima de uno de esos trastos.

Sin embargo, este verano no es el hidropedal el que surca los mares, o las playas, de nuestra costa española, sino que el alquiler de tablas gigantes de paddel surf (para 6 normalmente) está a la orden del día y entre esos grupos y aquellos que deciden practicar el deporte en solitario podemos ver las playas copadas y muy pocos, o ningún, hidropedal. Y de ahí que se diga que el negocio está a toda vela.

Las grandes cadenas de deportes ya incorporan todo el material para satisfacer las necesidades de estos neosurferos . Decathlon incluye tablas para largas travesías desde 299 euros con el conjunto de remos hasta 1.499 euros la más cara. Esta diferencia de precios tan abismal se debe a los diferentes prototipos y modelos. Entre ellas encontramos la SUP de travesía ocasional, la SUP de travesía regular o de carrera y la tabla SUP para coger olas y surfear. Estas últimas son de menor tamaño y destinadas a clientes que ya dominen los mares bravíos. En Amazon la unidad más vendida es la tabla de Paddle Surf Hinchable Hydro-Force Oceana con remos de aluminio por 351,15 euros. Pero, el problema de la compra está en ¿dónde guardamos una tabla de más de 3 metros de longitud? “Es otro de los motivos por lo que funciona el renting del Surf de Pala.

¿Y tú, te animas a probar?