Una casita en Ojén

Una casita en Ojén

Ojén te puede sonar por ser el pueblo donde tiene una casa el mismísimo Julio Iglesias. Situada en la serranía de Málaga, aunque no tiene playa (tiene a Marbella a 6 kilómetros) es una de las zonas con más turismo de la zona. Aunque el cantante aparece poco, en los últimos años también se ha puesto de moda por el festival de música Ojeando, algo que comenzó por casualidad, y que en la actualidad junta a un montón de aficionados a la música indie. Así, cuando nadie les conocía, tocaron Izal, el grupo de moda del momento, o este año ha estado Supersubmarina.

Pues bien, hace unos años heredamos una casa en este pueblo. No nos lo esperábamos, pero resulta que mi padre tenía un tío que se encariñó de él cuando era chico. Mi padre mantuvo correspondencia con  él por carta, pero nunca pensó que ese cariño tendría recompensa en forma de una casa. Es cierto que al resto de su familia no les sentó nada bien, incluso tuvimos que estar en líos de abogados para terminar ante el notario, que ahora tiene nuevas competencias, pero afortunadamente todo salió bien, y ya podemos disfrutar de esta casa.

Como es lógico, la casa no estaba del todo bien. Sobre todo sufría de humedades. Sin duda el mal que nunca quieres que aparezca en las viviendas. Afortunadamente mi padre se puso con una empresa de confianza, Plan It, que nos asesoró en todo momento. Realizaron el diagnóstico gratuito de los problemas que necesite arreglar, remitiendo un Informe y presupuesto para dar soluciones a estas humedades. Nos comentaron que estas humedades eran por condensación, que se reconocen por el moho que aflora en techos y paredes, son muy frecuentes en sótanos y viviendas semienterradas. Y es que hay que decir que la peculiaridad de Ojén, es que muchas casas están metidas dentro de una roca, al estilo de Setenil en la serranía de Cádiz.

Qué ver

Ahora ya todo ha quedado bien y es una gozada pasar el verano en Ojén. Porque curiosamente cuando ha habido ola de calor en toda España, mi madre me llamaba para ver qué tal estaba (ya sabemos cómo son las madres)  y yo la tenía que decir que la temperatura era casi perfecta. Las noches son una gozada pasear por el pueblo. Recomiendo mucho la visita a las cuevas, hay dos tipos, unas subterráneas y otras empotradas en las rocas. Además, cuenta con un mirador desde el que puedes ver toda Málaga. Ahora bien, no pienses que vas a poder ver la casa de Julio Iglesias, bueno su finca, porque está bien escondida. Como me comentó una simpática vecina cuando le pregunté por las visitas que hace el artista: “Julio viene bastante, pero nosotros no nos enteramos, y eso que viene en helicóptero”.

Se podeís hacer una escapada a este lindo pueblo os lo recomiendo. Eso sí, tened paciencia para aparcar porque al estar todas sus calles en cuesta es toda una odisea, porque cuesta mucho y porque es difícil de encontrar. Para huir de problemas, lo mejor es aparcar en el aparcamiento público que hay abajo del pueblo, justo al lado del ayuntamiento.