Hoteles sin armarios, lo último en alojamiento

No siempre nos fijamos, pero la decoración y el diseño de algunos hoteles, guarda infinidad de detalles, especialmente dirigidos a la comodidad y el confort de todos y cada uno de sus huéspedes. Todo, está pensado cuidadosamente por el equipo de interioristas y arquitectos encargados de la decoración y de la creación de espacios, muchas veces únicos, que intentan ofrecer el mejor de los servicios por medio del mobiliario y la decoración.

Una de las cosas que más valoran los huéspedes, además de la cama, es el armario. La mayor parte prefieren los armarios grandes y espaciosos, con cajones y puertas correderas, donde poder guardar todas sus prendas, ropa, calzado, complementos y otros accesorios que requieran ser protegidos. El tipo de armarios que se pueden encontrar en Sidón Armarios, una empresa que lleva más de 25 años de experiencia fabricando, diseñando y vendiendo armarios empotrados a medida en todo el país, y además, son montados por los mejores profesionales especialistas, lo que garantiza su correcta instalación.

Habitaciones sin armarios

Lo curioso, es que existe un hotel que no tiene armarios, así que, si viajas cargado de ropa no encontrarás un lugar para guardarla. Un consejo, viaja sin maleta, a lo millennial, es mucho más práctico y cómodo. Después, al llegar al destino, puedes comprar la ropa y el calzado allí, o lo que necesites. Así, puedes adquirir prendas originales que no existen en tu país de origen.

El hotel en cuestión está en Madrid, en el barrio de La Latina y se llama La Posada del Dragón. Se trata de la habitación azul, en la tercera planta. Todo es súper chulo, no demasiado grande y muy limpio. Pero al llegar te encuentras con una sorpresa, que no tiene armario. Lo único que podrás usar para colocar tus prendas, es un perchero.

Los hoteles sin armario se imponen debido a la moda reciente y creciente de viajar sin maletas, una tendencia propia de los más jóvenes, pero que cada vez gusta más a los viajeros y viajeras de todas las edades. Y también sale más barato, porque evita el tener que facturar.

Además, muchas de las personas que se alojan en hoteles no llegan a deshacer las maletas, ya sea por pereza o por comodidad.

El caso es que en infinidad de ocasiones, la gente viaje con una mochila, el cepillo de dientes y poco más, por lo que ya no se necesitan armarios tan grandes, sobre todo en los típicos hoteles de paso, para una sola noche, baratos. O también en los hoteles de parejas, donde se va a pasar una coche loca y no hace falta equipaje.

Así que, si vas a uno de estos hoteles sin armario, ya puedes llevar poco equipaje, o nada, o bien, hacerte un curso intensivo de cómo dejar tirada la ropa por toda la habitación sin arrugarla. Como lleves camisas, vestidos o chaquetas tipo americana, puedes alucinar. Nada, que al final parecerá que has montado un puesto en el mercadillo. Al menos en la Posada del Dragón, tienen un perchero.

En el Hotel and Go Miranda en Rivabellosa, a las afueras de Miranda de Ebro, tampoco tienen armarios, tan solo dos perchas y unas estanterías. Se trata de un “hotel low cost, moderno y funcional”.

Y es que la gente, cuando va a estos hoteles, no es para ponerse a deshacer la maleta y colocar la ropita en el armario como harían en su casa, sino que se van a la calle, a pasear, a hacer turismo, a ir de compras, a tomar algo por los bares o lo que sea, y no para encerrarse en el hotel.

En las habitaciones “small double” del Hotel Harrington de Washington, tampoco hay armarios y además, estas habitaciones “Tienen la tarifa más barata de nuestro hotel. Estas habitaciones son idóneas para el viajero individual sin ganas de gastar de más. Todas las habitaciones de esta categoría tienen una cama doble, baño privado pero no hay armario ni escritorio. Hay un perchero en cada habitación pero con un espacio de almacenamiento muy limitado. No las recomendamos para más de un ocupante”.

Y en el Rica Hotel G20 de Oslo, tres cuartos de lo mismo, tampoco tiene armarios. O el Fave Hotel Wahid Hasyim de Yakarta, o en muchas The Out NYC en pleno Manhattan, o en los Easy Hotels, de la aerolínea EasyJet. Todos ellos guardan otra cosa en común, además de no disponer de armarios, que ofrecen precios muy económicos.