Las visitas guiadas

Las visitas guiadas

sevilla-182830_640

Por regla general yo no soy muy participe de contratar tours o visitas guiadas en las ciudades o monumentos que pretendo visitar pero he encontrado una empresa con la que puedo hace excepciones, Visitours. Por ahora sólo cubren el sur de España: Sevilla, Granada, Córdoba, Ronda y Cádiz, pero la verdad es que sus tours son muy recomendables.

Cuando te vas de viaje en grupo tienes que ceder en muchas cosas porque si todos nos quisiéramos imponer a los demás, al final acabaría siendo todo un auténtico desastre. Eso es lo que me ocurrió a mí el último puente en el que decidimos ir a Sevilla. Mi cuñada, muy maja ella pero muy cabezona también, se empeñó en contratar una visita guiada por la ciudad, cosa que yo odio normalmente porque  siempre pagas de más y nunca tienes el tiempo que deseas para ver las cosas como realmente te gustaría, pero como ya he comentado antes, hay que ceder un poco todos así que le dijimos que mirara una que estuviera bien de precio y el resto lo haríamos por nuestra cuenta y riesgo.

Eligió el tour: Sevilla Fascinante Día Completo de la empresa que os he comentado, Visitours, y el día indicado nos preparamos para la visita guiada, yo como si me fuera a un entierro la verdad, he de reconocerlo porque no me apetecía nada y llevaba cara de mala leche.

La visita comenzó con una panorámica de la ciudad a las 10:00 de la mañana en un autocar que nos recogió en la puerta de nuestro hotel. Vimos el barrio de Santa Cruz, Reales Alcázares, La Giralda, Plaza de España, Plaza de Toros, La Basílica de la Macarena y, a última hora, la visita incluía un crucero por el Guadalquivir. Todo con un guía local majísimo que explicaba todo de maravilla.

Al final disfruté tanto que propuse contratar otra de las visitas que organizan el día siguiente y como accedieron acabamos haciendo también la visita a la Ciudad Romana de Itálica. Una auténtica pasada.

Supongo que todo depende de la profesionalidad de la empresa que contratas e incluso de la pasión con la que hacen las cosas porque no es lo mismo que te toque alguien dirigiendo a un grupo de 60 personas corriendo por toda la ciudad que un guía que se tome su tiempo para explicarte las cosas y que se note que disfruta con lo que hace.

Así que a partir de ahora, aunque sigo reticente a los tours turísticos, he de reconocer que no puedo demonizarlos todos porque algunas empresas hacen verdaderas visitas por las ciudades que merecen la pena contratar.

Deja una respuesta