Ponferrada, un viaje para el recuerdo

Nunca pensé que una localidad de poco más de 60.000 habitantes, y que no es ni capital de provincia, podría tener tanto encanto. Recomendado por unos amigos, decidimos ir a Ponferrada para conocer todos los encantos de este bello lugar. Hablamos de un municipio de la comarca del Bierzo de la provincia de León, que destaca por muchas cosas.

Monumentos

El monumento más destacado es el Castillo “templario”, que se sitúa sobre una colina en la confluencia de los ríos Boeza y Sil. Se emplaza en lo que, probablemente, en origen fue un castro celta, en una posición similar a la de otros de la comarca. Posteriormente se cree que fue un emplazamiento romano y visigodo. En estos momentos el castillo cuenta con la exposición permanente templum libri​ en la que se exponen libros facsímiles del medievo y del renacimiento, y la nueva Biblioteca Templaria,​ que cuenta con 1380 volúmenes relacionados con la Orden del Temple y que la convierten en la mayor de sus características en todo el mundo.

El Museo del Bierzo es el resultado de una idea gestada durante largos años. A pesar de su aprobación por la corporación municipal en 1966, es a partir de 1984, con el proyecto de remodelación de un viejo edificio situado en la Calle del Reloj, cuando empezaría a tomar forma definitiva.

Otro Museo es de la Radio, gracias a la labor del gran Luis del Olmo. Este museo ponferradino se sitúa justo enfrente del Castillo del Temple, en la llamada “Casa de los Escudos”, por la gran cantidad de escudos señoriales y de armas que figuran en su fachada. Es una casona barroca del siglo XVIII construida en piedra. El museo consta de dos plantas y 4 salas, en las que se puede ver diversos objetos relacionados con la historia de la radio (micrófonos, antiguas radios, receptores…) así como carteles y fotografías. También hay salas de audición, un taller de radio, biblioteca sobre el tema, tienda, etc.

Qué ver

 

La cueva del Silencio

La cueva de San Genadio está en el valle del Silencio, y se llega a ella tras un paseo de 30 min por el camino que sale desde Peñalba de Santiago, y que está perfectamente señalizado. En esta cueva hacía retiros espirituales San Genadio de Astorga, obispo de la diócesis de Astorga entre 909 y 919. Durante su vida impulsó la reconstrucción de numerosos templos del Bierzo.

Sin duda, un bonito paseo para conocer un poco el Valle del Silencio, y ver el pueblo de Peñalba de Santiago desde el monte de enfrente.

Gastronomía

Ponferrada nos ofrece una gastronomía muy amplia y variada en diferentes zonas de la ciudad. El Botillo es el mejor embajador de este lugar, no pierdas la oportunidad de tomarlo. Chorizo, amplia variedad de empanadas, pimientos asados del Bierzo, truchas, anguilas, sabrosos licores como el orujo y el aguardiente, vinos con denominación de origen de reconocido prestigio internacional, así como sus deliciosos postres elaborados con productos de la comarca del Bierzo como son la tarta de manzana reineta.

Cuando llegamos a Ponferrada son muchas las opciones de tipo cultural que nos ofrece como visitar museos, ir al teatro, ir al cine, además de contar con infinidad de asociaciones culturales de diversa índole.

Sin embargo, si hay algo por lo que se le conoce a esta zona es por sus explotaciones mineras. En concreto, Ponferrada sigue liderando la producción de pizarra. Tuve la oportunidad de ver las instalaciones que Pizarras y Derivados tiene, y es una pasada. Lo mejor es que la producción de pizarra sigue creciendo y da trabajo a mucha gente. Durante los últimos años el sector ha probado su fuerza y resistencia, tratando de mantenerse en pie con un escenario de fondo poco favorable. La pizarra es uno de los materiales más resistentes y estéticos, con sus sutiles variaciones de tonalidades y texturas. Con su estructura natural y sus características versátiles, la pizarra es y seguirá siendo durante generaciones una preferencia natural de arquitectos, diseñadores y constructores.

Como puedes comprobar Ponferrada tiene una gran variedad en todos los aspectos. Si puedes programar un viaje, hazlo, no te vas a arrepentir.