¿Quién dijo que los muebles de diseño no eran asequibles?

Muchas personas piensan que para que un mueble parezca de diseño y no cueste un precio exorbitante, la única solución consiste en confiar en aquellas marcas de muebles muy conocidas y mayormente extranjeras que proponen muebles en kit a precios muy asequibles y que uno debe montar solito… ¡como si no existieran otras opciones o soluciones! Sin embargo, hay que saber que en España, aparte de ser muy y muchos españoles, también tenemos a diseñadores talentosos y reconocidos no sólo a nivel nacional sino también internacional que trabajan para tiendas de muebles como la de Dismobel, y que ponen todo su talento y saber hacer al servicio de todos los bolsillos.

Ello es el caso por ejemplo de la marca Dsignio fundada por Alberto Bejerano y Patxi Cotarelo en 2002, ambos ingenieros técnicos en diseño industrial y máster en diseño de interiores, que centra sus actividades en el diseño industrial y el interiorismo trabajando para empresas nacionales e internacionales, ¡y a mí esa marca me encanta! Por ello, como ya llevo un tiempo buscando unos muebles para mi dormitorio que sean de diseño y a un precio razonable, y tras haber constatado que una tienda online cuya fama ya no es por demostrar –puesto que  más de 50 años de experiencia en el sector del hábitat, distribución de muebles de las mejores marcas y fabricación de muebles a medida la avalaban– trabaja con algunos de los mejores diseñadores españoles y demás, ¡no creo que me lo vaya a pensar mucho más! Ésta puede que sea por fin la oportunidad de hacer realidad mi sueño.

¿Por qué deberían ser los muebles de diseño un lujo para unos pocos privilegiados?

Digamos lo que digamos, la verdad es que en el mercado actual, no encontramos como quien diría una multitud de tiendas que propongan a la venta muebles de diseño con estilo y a buen precio. Y digo yo: ¿por qué deberían ser los muebles de diseño un lujo para sólo unos pocos privilegiados? Pues, yo aparte de querer que haya en mi casa peculiares y originales objetos de decoración, una  bonita tapicería y una buena iluminación, etc., también me gustaría poder renovar mi mobiliario y quitar aquellos viejos muebles de pésima calidad que me compré con las dos primeras pagas que me dieron al empezar a trabajar. Me gustan las cosas bonitas y, tal y como me lo repetía sin parar mi madre, lo barato sale caro porque siempre tienes que estar arreglando algo o comprando otra cosa nueva porque a los cuatro días se te ha roto ese precioso taburete, o lo que sea, que te creías era una ganga. ¡Así es! Estoy seguro que cualquiera de vosotros lo habéis podido ya comprobar. Personalmente, a mí me encanta mezclar los estilos.

Me gustaría elaborar un estilo ecléctico que fuera del más puro vintage al más bruto industrial y/o nórdico. Un estilo que te hiciera viajar con tan sólo mirarlo… Creo que ello le da mucha personalidad a una casa y que crea un ambiente acogedor y único.  Por ejemplo, he visto en la tienda online Dismobel, en el apartado “Catálogo por diseñadores”, varios muebles que me han llamado particularmente la atención. Bueno, aunque ya sabéis que de momento creo que me decantaré por un dormitorio Dodó tapizado que me ha hecho “tilín tilín” de la firma citada más arriba. Pues, su sobriedad y la pureza de sus líneas me han literalmente enamorado. ¡Ese dormitorio es una auténtica pasada! ¡Lo quiero! Además, he visto que podía elegir el pago fraccionado y lo más seguro es que requiera a ello. Francamente, si buscáis muebles de diseño con estilo, ¡éste es sin lugar a duda el sitio web apropiado!